Nuestra Historia
LA MALLORQUINA comenzó sus actividades a principios del siglo XX como una confitería. Ubicada en la calle Andes entre Colonia y Mercedes, rápidamente logró consolidarse como una de las referencias de la época debido a la calidad de sus productos.

En la década de los 70 comenzó su proceso de industrialización, en un sencillo local de 300m2, donde elaboraba productos para terceros y comenzaba a dar sus primeros pasos con productos LA MALLORQUINA en el mercado de consumo.

Por aquellos años, nacen dos productos que van a provocar un cambio radical en la Empresa: el Pan de Leche (salado) y el Pan de Oro (dulce). Estos productos se distribuían a domicilio mediante los carritos expendedores de lecha existentes en la época, por lo que la Empresa tenía, desde sus comienzos, un vínculo muy estrecho con los consumidores.

A medida que el Mercado fue cambiando y la globalización se fue imponiendo en las costumbres de los uruguayos la Empresa fue adaptándose y desarrollando nuevas líneas de negocios. Es así que comienza a producir las líneas de Pan Dulce, Budines, Pizza, Media Lunas, Panes , Galletería y Confitería Dulce.

Actualmente LA MALLORQUINA cuenta con una planta de elaboración de 2500m2, con una cartera de clientes, entre los que se destacan las principales cadenas de supermercados y una gran cantidad de distribuidores y se enorgullece de seguir siendo una EMPRESA 100% URUGUAYA.

Dentro de las líneas más destacadas están la Bollería (Tortugas y Panes de Panchos), los Panes de Molde, Galletería Dulce y Salada, Confitería, Hojaldre y Pan Dulce y Budines, donde se prima la calidad de los productos y el buen sabor.

Fiel a sus inicios, la CALIDAD de sus PRODUCTOS sigue siendo el valor más importante para nosotros, buscando el equilibrio entre las nuevas necesidades y los sabores tradicionales, y de esta forma estar cada día presente en más hogares, junto a los uruguayos...